Seleccionar página

El mes pasado conocimos un anuncio del Gobierno que intenta mejorar los montos de pensión que reciben chilenos. Si bien es poca la información técnica que permita analizar la sustentabilidad y alcance de estas medidas, intentaremos en estas líneas poder bajar la información.

La Presidenta dio a conocer una fórmula de aumento del 5% de cotización adicional en un nuevo Sistema de Ahorro Colectivo, donde un 3% irá a las cuentas individuales y el otro 2% a un Fondo Solidario. Este anuncio que deberá formularse en un proyecto en el transcurso de tres meses, tiene como meta en el corto plazo aumentar las pensiones autofinanciadas por el sistema de AFP de un 20%, y cuando se encuentre en pleno funcionamiento deberá aumentar en un 50% las pensiones que entregan las AFP.

Primero debemos señalar que esta desmejorada situación, como lo explicamos en artículo anterior, tiene su origen en la negligencia de los intervinientes con poder de decisión del sistema previsional chileno, que no generaron condiciones de cambio progresivo en virtud de que las variables consideradas, tales como tablas de longevidad y tasas de rentabilidad, no podrían sostener la tasa de reemplazo que fue fijada en un comienzo, la cual pretendía llegar a un 70%.

Dicho esto, las medidas anunciadas pretenden normalizar lo que no se hizo a tiempo, con el aporte exclusivo de los trabajadores que cuentan con contrato formal y que están cotizando en el sistema de AFP.

En un mercado laboral chileno, que si bien no registra una tasa de desempleo creciente, sí cuenta con un número de empleados cada vez menor producto de la baja actividad económica y las tasas de cesantía, sólo se sostiene por el crecimiento de empleo en forma independiente, que en gran proporción no aporta al sistema previsional, y que de seguir manteniéndose, se constituirá en una mayor carga para el Estado.Cabe destacar que según encuesta realizada por Cadem, casi dos tercios de los chilenos desean que la contribución adicional del 5% vaya en forma íntegra a sus cuentas individuales.

Dado este escenario, me parece que si bien se deben realizar ajustes que permitan mejorar las pensiones, hay que llevarlo a cabo a través de impuestos del erario nacional, el cuál abarcaría a los independientes cuya entrada al sistema previsional se ha ido prorrogando sin tener a la fecha un calendario serio de incorporación , de esta forma la contribución tendrá una mayor amplitud, es de todo más justa y menos regresiva.

Es bueno señalar que la contribución del Estado al Pilar Solidario sólo alcanza a un 0,7% del PIB, y se deben agotar los medios para reorientar gastos y aportar al Pilar Solidario el 2%, para poder mejorar las pensiones actuales y generar por esta vía una contribución intergeneracional, para que la carga para poder regularizar esta situación sea justa y nos involucre a todos los chilenos.
Autor: Horacio Garcia Espejo, Consultor previsional , inscrito en SVS registro n° 9158
Director TiempoSenior

Comentarios

comentarios