Seleccionar página

Integrar a los adultos mayores a la sociedad mediante el uso de la tecnología debe ser una estrategia generalizada. Las familias juegan un rol importante en la motivación y en su inclusión.

Tal como lo hemos mencionado anteriormente, nos encontramos en medio de un cambio demográfico significativo a nivel nacional, en el que valorar la edad, la experiencia y el conocimiento de los adultos mayores es fundamental. Sin embargo, la tecnología contribuye a que la brecha generacional aumente y se haga más notoria, ya que este grupo etario presenta más dificultades a la hora de adaptarse a los avances en este campo.

Es necesario entender que quienes forman parte de este grupo, crecieron en una época distinta y no sólo deben adaptarse a los cambios de la edad, sino también a nuevos avances en un mundo que va más rápido que lo que ellos están acostumbrados.

La edad es, sin duda, motivo de distancia entre generaciones, en la que las realidades y experiencias de vida son distintas. Sin embargo, éstas se encuentran en algún punto y comparten una época, experiencias y construcción de sus mundos. Esto hace que vivan y sientan el entorno de forma diferente, sumado al hecho de que han sido preparados con distintas competencias para enfrentar nuevas situaciones, quedando los más viejos ajenos a las nuevas enseñanzas y con muy pocas posibilidades de integrarse al mundo tecnológico y ser un usuario capaz de redefinir la tecnología y apropiarse de ella de acuerdo a su necesidad.

Debido a lo anterior, la brecha crece y quedan al margen de los nuevos aprendizajes, convirtiéndose en lo que hoy se denomina analfabetos digitales, es decir, que no cuentan con los conocimientos que les permitan manejar las nuevas tecnologías, requisito para enfrentar un mundo cada día más competitivo.

¿Por qué aprender de nuevas tecnologías?

El tener las aptitudes básicas para operar computadores permite llegar a tener la capacidad de usar Internet y tener acceso a los recursos que ofrece. Para el adulto mayor, esta es una tarea de integración al mundo de la información y el conocimiento: poder comunicarse a través de Internet, informarse, compartir alguna red afín, participar activamente del desarrollo y de los avances, mejora las condiciones de vida del adulto mayor. Por ejemplo: poder cobrar su pensión a través de un cajero automático, revisar sus saldos bancarios, cancelar sus cuentas vía red, comunicarse con hijos o nietos vía e-mail u otro medio electrónico, permite que se suban al tren de la tecnología y se integren cada vez más a la sociedad actual.

¿Te consideras un “analfabeto digital”? Que los adultos mayores sepan de tecnología es primordial para que puedan seguir desenvolviéndose en el mundo de hoy. En la próxima entrada, entregaremos consejos básicos para acercar a este grupo a las nuevas herramientas desarrolladas.

Comentarios

comentarios