Seleccionar página

Especialista destaca que contar con asesoría previsional es elemental, y esta debe considerar la situación de cada persona, contemplando -por ejemplo- la condición de salud del futuro beneficiario y la composición del grupo familiar.

Cada día hay personas que, por edad u otro motivo, deciden pensionarse. La disyuntiva, por lo general, es cómo enfrentar el proceso. Por eso, al momento de hacerlo es clave contar con información oportuna y de calidad para elegir la mejor alternativa que cumpla y satisfaga las preferencias y necesidades de cada uno, señaló el especialista del área de la Compañía de Seguros Confuturo, Alonso Alegría.

Explicó que la asesoría previsional es elemental, la que debe ser personalizada y considerar la situación actual de cada uno, incluyendo una revisión de cuentas obligatorias, sumando el bono de reconocimiento -si corresponde-, los proyectos pensados, la situación tributaria, la condición de salud y la composición del grupo familiar. Esto porque a partir de esos datos es posible determinar el tipo de pensión más conveniente.

Por ello es muy importante conocer las modalidades de pensiones existentes:

Retiro Programado: la pensión es pagada por la AFP con los fondos acumulados en la Cuenta de Capitalización Individual del afiliado. El monto se recalcula cada año tomando en consideración el saldo de la cuenta individual, la rentabilidad de los fondos y la expectativa de vida.

Renta Vitalicia Inmediata: esta es pagada por una compañía de seguros y en esta modalidad se obtiene un ingreso fijo en UF para toda la vida no dependiendo de las rentabilidades de los fondos de pensión.

Renta Temporal con Renta Vitalicia Diferida: es el pago de una renta vitalicia fija mensual en UF a partir de una fecha futura, dejando en la cuenta de capitalización individual fondos suficientes para cancelar una Renta Temporal por un período previamente definido. Esta pensión será de cargo de la AFP.

Renta Vitalicia Inmediata con Retiro Programado: se dividen los fondos que el afiliado tiene en su cuenta individual de la AFP y contrata con ellos una Renta Vitalicia inmediata y una pensión por Retiro Programado, las que serán pagadas de manera conjunta.

Además, el ejecutivo sostiene que al momento de tomar la decisión de pensionarse, se deben considerar los beneficios que ofrece el Pilar Solidario, el que fue creado para apoyar a las personas con menores ingresos en la vejez e invalidez, a través de aportes económicos que permiten mejorar el monto de las pensiones o concederles una en el caso de aquellas que no tienen derecho a dicho beneficio.

Alonso Alegría explica que una vez que el trabajador se informó de las modalidades y optó por la de su conveniencia, los pasos a seguir son:

Firmar la solicitud de pensión en su AFP.

Después, en aproximadamente 60 días recibirá el certificado de saldo desde la AFP, para que continúe el proceso de pensión.

El Certificado de Saldo, incluye los beneficiarios legales y el remanente de la cuenta individual, si la pensión financia un monto superior a una Pensión Básica Solidaria. De lo contrario, el pago se hará por Retiro Programado.

La vigencia de este certificado es de 35 días.

Con su Certificado de Saldo debe ingresar al sistema de consultas y ofertas de modalidades de pensión (SCOMP) y solicitar las distintas propuestas de pensión que desea recibir por parte de las compañías de seguros.

Si el certificado está vigente, puede efectuar hasta 3 ingresos.

Al octavo día recibirá el Certificado de Ofertas, que contiene las hechas por las AFP y las compañías de seguros, las que estarán ordenadas en forma decreciente por montos de pensión.

Luego, con el Certificado de Oferta original podrá continuar con su trámite de pensión.

Con el Certificado de Ofertas podrá solicitar propuestas externas en las compañías de seguros, las que deberán ser superiores a la que contiene su certificado.

Este documento tiene una duración de 15 días corridos.

Por último, el cotizante deberá seleccionar en la AFP la modalidad de su conveniencia, entre las diferentes ofertas.

Dato:

Pilar solidario: Este beneficio fue creado para apoyar a las personas de menores ingresos en la vejez e invalidez.

Fuente: Economía y Negocios – El Mercurio

 

Comentarios

comentarios